viernes, 16 Nov 2018

Cuidado para niños y niñas afectados por la violencia sexual mediante servicios integrados y orientados

En todo el mundo, millones de niñas y niños afectados por la violencia sexual tienen una necesidad crítica de servicios efectivos y de calidad. Family for Every Child comprende y promueve el rol fundamental de los padres y los tutores para proteger a los niños y las niñas de la violencia sexual y apoyarlos en su recuperación, y centra la atención en el mayor riesgo de violencia sexual para ciertos grupos de niños.

El informe de Family for Every Child de 2018 Cuidado de niños afectados por la violencia sexual destacó cómo las normas de género perjudiciales implican que la violencia sexual contra los niños frecuentemente no se informen o se ignoren. Al reconocer los esfuerzos globales concertados para proteger a las niñas de la violencia sexual en las décadas recientes, se debe hacer más para incluir a los niños al máximo grado posible en los esfuerzos de prevención y respuesta. La evidencia indica que
hay grupos específicos de niños con mayor riesgo de violencia sexual. Existe una necesidad urgente de intervenciones de prevención dirigidas y bien evaluadas que permitan la inversión de los recursos que más se necesitan.

Family for Every Child les solicita a los socios donantes, a los actores políticos y a los colegas que:

  1. Aborden las actitudes y precepciones perjudiciales en torno a la violencia sexual apoyando a los padres y a los tutores para que accedan fácilmente a información de alta calidad, proporcionen información y orientación adecuada a los niños, y desafíen los tabúes existentes y las normas sociales perjudiciales.
  2. Cierren la brecha para los niños afectados por la violencia sexual en el sistema de protección infantil mediante medidas precisas de la escala global de la violencia sexual contra los niños, la implementación de las leyes y las políticas aplicables para los niños, y la disposición de servicios dentro de un entorno terapéutico para niños y familias.
  3. Proporcionen servicios de apoyo y prevención y educación especializada para los niños con mayor riesgo, incluidos los niños con discapacidades, en acogimiento institucional y de la comunidad LGBTQI+.

Todos los niños tienen derecho a crecer en familias y comunidades estables y afectuosas, protegidos de la violencia sexual y sus efectos. Family for Every Child permanece comprometido para trabajar y apoyar a todas las personas que buscan un futuro mejor y más seguro para todos los niños.

Esta declaración se emitió durante nuestra reunión de Asamblea de miembros y Foro técnico, que se llevó a cabo en Estambul en septiembre de 2018.

 


Cuidado para niños y niñas afectados por la violencia sexual mediante servicios integrados y orientados

En todo el mundo, millones de niñas y niños afectados por la violencia sexual tienen una necesidad crítica de servicios efectivos y de calidad.  Alrededor de 120 millones de niñas han sido sometidas a actos sexuales forzados en algún momento de su vida. Si bien los niños también están en riesgo, y en algunos países en tasas similares o mayores que las niñas, no hay en la actualidad un cálculo global de la magnitud del problema. Haciendo uso de nuestra experiencia colectiva para evitar la separación de las familias y apoyar el cuidado de los niños, Family for Every Child comprende y promueve el rol esencial de padres y tutores en la protección de los niños y las niñas frente a la violencia sexual y en el apoyo durante su recuperación. A la vez, centramos la atención en el elevado riesgo de violencia sexual de ciertos grupos de niños, como los que viven fuera de las familias o sin el cuidado de algún adulto.

Las normas de género perjudiciales implican que la violencia sexual contra los niños a menudo no se informa o se ignora. 

El informe de Family for Every Child de 2018 Cuidado de niños afectados por la violencia sexual destacó cómo los niños rara vez divulgan la violencia sexual o acceden a servicios especializados. Las normas de género hacen que muchos niños sientan miedo de ser estigmatizados, o que se los vea como débiles, si denuncian. Las mismas normas sociales a menudo evitan que los padres y los tutores reconozcan que los niños pueden ser abusados sexualmente. El hecho de que los varones rara vez denuncien violencia sexual o accedan a los servicios hace que estas experiencias queden ocultas. Incluso cuando los niños sí las denuncian, las leyes nacionales a menudo no criminalizan todas las formas de abuso sexual, tanto para niños como para niñas. Los servicios de apoyo son inconsistentes en términos de cobertura y calidad. Al reconocer los esfuerzos globales concertados para proteger a las niñas de la violencia sexual en las décadas recientes, destacamos la necesidad de hacer más para incluir a los niños al máximo grado posible en los esfuerzos de prevención y respuesta.

La evidencia indica que hay grupos específicos de niños con mayor riesgo de violencia sexual.

A pesar de haber ciertos grupos de niños dentro de las sociedades con mayor vulnerabilidad a la violencia sexual, la vasta mayoría de las intervenciones de prevención están dirigidas a todos los niños o a comunidades enteras. Es esencial comprender qué familias están en mayor riesgo o están en riesgo en modos específicos. También es muy importante saber cómo apoyar a padres y tutores para que brinden un cuidado seguro y afectuoso, y que sepan cómo crear redes de apoyo y resiliencia de niños y familias. Esto permitirá que padres y tutores creen un ambiente seguro en el que puedan desempeñar su función de ayudar a sus hijos a desarrollarse y crecer. Existe una necesidad urgente de intervenciones de prevención dirigidas y bien evaluadas que permitan la inversión de los recursos que más se necesitan.

Recomendaciones

Como alianza global de organizaciones de sociedades civiles que trabajan juntas en 31 países para mejorar las vidas de los niños, Family for Every Child les solicita a los socios donantes, a los actores políticos y a los colegas que:

Aborden actitudes y percepciones culturales perjudiciales en torno a la violencia sexual apoyando a los padres y a los tutores para que:
  • Accedan fácilmente a información de alta calidad sobre el abuso sexual infantil, el acoso infantil, las relaciones por internet y en línea, y proporcionen información y orientación adecuada sobre sexo y relaciones a los niños.
  • Cambien los tabúes existentes en torno al sexo y las relaciones y las normas sociales perjudiciales en torno al género y la masculinidad, incluidas las normas sociales que llevan a que se perciba a los niños como culpables cuando denuncian que han sido abusados sexualmente, o que llevan a criminalizarlos cuando muestran una conducta sexual problemática.
Cierren la brecha para los niños en el sistema de protección infantil a través de:
  • Una medición precisa de la escala global de la violencia sexual contra los niños y de las barreras claves para informar y acceder a la ayuda.
  • La disposición de las leyes y la implementación de las políticas que se aplican a los niños, y que no estigmatizan ni criminalizan a los niños que han sufrido violencia sexual.
  • La disposición de servicios (legales, médicos y psicosociales) en un entorno terapéutico de niños y familias, que permitan la recuperación tras sufrir violencia sexual; incluidos servicios sensibles para niños y cuidado temporal de seguridad para niños cuando los necesiten.
Construyan sobre la investigación y la experiencia práctica de Family for Every Child en esta área para:
  • Desarrollar y proporcionar servicios de apoyo y educativos especializados para niños en mayor riesgo de violencia sexual, como los que viven fuera de las familias o sin cuidado de algún adulto, aquellos de la comunidad LGBTQI+, los que tienen discapacidades, los niños cuyos padres están involucrados en el sexo transaccional, y los que viven en comunidades inseguras.
  • Proporcionar intervenciones para abordar conflictos familiares, incluida violencia doméstica, abuso de alcohol y sustancias, y trauma parental que podrían hacer que el niño esté más expuesto para experimentar violencia sexual.
  • Incluir a los niños con discapacidades en la educación sexual y alentar a los tutores y a otros proveedores de servicio a reconocer y responder de manera apropiada para su incipiente madurez sexual.
  • Garantizar que se implementen los estándares de calidad, los códigos de conducta y los mecanismos de cumplimiento a fin de prevenir la violencia sexual en el acogimiento institucional, incluidas medidas específicas para prevenir la violencia sexual, e instrucciones obligatorias para informar los incidentes que ocurran y cómo lidiar con ellos.

Family for Every Child permanece comprometido para trabajar y apoyar a todas las personas que buscan un futuro mejor y más seguro para todos los niños.  

Todos los niños, incluidos los más vulnerables, tiene derecho de crecer en familias y comunidades estables y afectuosas, protegidos de la violencia sexual y sus efectos.  Los gobiernos y los proveedores de servicios deben desempeñar un rol fundamental para garantizar que se sostengan estos derechos para todos los niños en todos los contextos, y Family for Every Child seguirá trabajando para garantizar la implementación práctica y la protección de estos derechos en todos los contextos.

Tema: Child Protection